Lo que está abajo, como lo que está arriba

La obra “La tabla esmeralda” del autor Hermes Trimegisto (sabio egipcio pre-faraónico), obra que condensa en mensajes simbólicos los secretos de la alquimia, asegura que “lo que está abajo, como lo que está arriba, y lo que está arriba, es como lo que está abajo”. Pues bien, veamos que los faraones de la IV Dinastía siguieron su mensaje a rajatabla.

La teoría de la “geometría sagrada” de Gizeh se basa en que las tres grandes pirámides pueden inscribirse en un rectángulo cuyos vértices opuestos serían las pirámides de Keops y Micerinos. Este rectángulo, medido en codos egipcios de 0,5236 metros, tendría un largo de 1.000 x raíz de 3 y un ancho de 1.000 x raíz de 2, siendo la diagonal 1.000 x raíz de 5.

pitágoras y gizeh

Existe un pequeño error de algunos centímetros, pero al darse en distancias de 1.700 metros, no sólo hace que se descarte la palabra “casualidad”, sino que afirma rotundamente que las tres pirámides forman realmente un único conjunto arquitectónico.

Los egipcios ya conocían el teorema de Pitágoras (mucho antes de que él no enunciara), y era tan correcto como que 3 + 2= 5. De hecho, fácilmente se puede ver en el triángulo anterior que la famosa fórmula “la suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa” se transforma en la sencilla cuenta 3 + 2 = 5.

Se pueden extraer conclusiones interesantes, pero la más sorprendente es que si se une el centro de Keops con el centro de Micerinos, el ángulo es justo la inclinación de la Gran Pirámide, es decir, que el plano de planta de la meseta se relaciona con el plano de alzado de la pirámide de Keops.

diseño oculto meseta Gizeh

 

Al superponer ambos dibujos, todavía saltan más “coincidencias” ocultas, como es la posición de la esfinge, normalmente considerada aparte de este conjunto, y se percibe que los canales de ventilación de la Gran Pirámide han sido trazados teniendo delante este plano de conjunto. Interesante, ¿verdad?

meseta gizeh geometría sagrada

Siguiendo con la geometría, la Gran Pirámide también atesora por sí sola unas relaciones sorprendentes. ¿Creéis que los egipcios (o quienes quiera que fuesen los que de verdad la edificaron) se limitaron a poner un bloque tras otro sin ton ni son? Pues está claro que no. La inclinación de la Gran Pirámide está milimétricamente estudiada para que la altura del vértice sea la que es. ¿Y cuál es? Pues corresponde exactamente a la longitud del radio de la circunferencia cuyo perímetro es igual al de la base cuadrada de la pirámide. Expliquémonos. Dicho de otra manera: el perímetro de la base de la pirámide (es decir, cuatro veces la longitud del lado) es igual a la longitud de la circunferencia que se obtiene tomando como radio la altura de la pirámide. Gráficamente, si miramos la pirámide desde arriba veríamos una figura así:

square circle

¿Quién había dicho que era imposible conseguir la cuadratura del círculo? Pues la Gran Pirámide al menos es un intento de lograrlo.

 

En mi novela LA MÚSICA DE LAS ESFERAS la protagonista es una melodía que, no por casualidad, se llama “Square Circle”, la cuadratura del círculo. ¿Queréis saber más? Empezad a leer aquí.

También te interesará leer esto: La estafa de Keops

Deja un comentario